El profesor Juan José Lozada Castro, docente del Departamento de Química de la Universidfad de Nariño es beneficiario de la segunda convocatoria (No. 832 de Colciencias) para apoyar la internacionalización de patentes colombianas vía PCT, cuyo objetivo es Apoyar actividades relacionadas con la protección internacional de invenciones derivadas de actividades de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) en todos los sectores tecnológicos que sean susceptibles de protección mediante patente, a través del Tratado de Cooperación en materia de Patentes – PCT

 

 

De acuerdo a la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI), la innovación desempeña un papel crucial en la promoción del crecimiento económico. Gran parte del rendimiento económico actual de los países desarrollados es el resultado de las innovaciones tecnológicas de los últimos 150 años. El mundo debe mucho a la innovación y a los sistemas de protección de la propiedad intelectual (P.I.) que aseguran la inversión en la innovación, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) define la innovación como: “la introducción de un producto (bien o servicio) o de un proceso, nuevo o significativamente mejorado, o la introducción de un método de comercialización o de organización nuevo aplicado a las prácticas comerciales, a la organización del trabajo o a las relaciones externas”.

 

Teniendo en cuenta este escenario, durante siete años Colombia realizó el proceso para su ingreso a la OCDE, solo hasta el año 2018 logra ser incluida; si llegar a la OCDE se convirtió en todo un desafío, mantenerse podría ser igual de complejo, pues el país tendrá que honrar los compromisos de seguir con altos estándares en su gestión pública y privada, la propiedad intelectual es otro aspecto que Colombia debe asumir de acuerdo a las normas de la organización, debe ser competitiva con el desarrollo de la Innovación y la Tecnología con los países miembros, lo cual se mide de acuerdo al número de patentes producidas y comercializadas.

 

Nariño por tradición ha sido una región agrícola, con una importante producción de alimentos a nivel nacional, sin embargo, el aporte al PIB a nivel nacional es uno de los más bajos apenas con un aporte del 1,6%, siendo una situación analizada continuamente por la Cámara de Comercio de Pasto y se explica por la actitud política de los líderes y dirigentes de turno; es necesario entender que Nariño culturalmente no ha sido una región innovadora, hasta el 2015, únicamente existe registro de una patente desarrollada en este Departamento, cabe resaltar que la innovación debe generar productos que sean competitivos y se puedan comercializar, generando de este modo el desarrollo de las comunidades.

 

Desde el año 2017, en esta región, se ha observado la participación en convocatorias sobre protección intelectual que han sido organizadas por Innpulsa y Colciencias; por lo cual se ha logrado ser beneficiarios con algunas invenciones, aunque esta actividad requiere una organización y una inversión, la Universidad de Nariño ha tenido la oportunidad de beneficiarse directa e indirectamente de estos recursos para adelantar los procesos de patentes a través del profesor Juan José Lozada Castro con el invento “Sistema Electroquímico para Electrodepositar Metales Aplicando un Campo Magnético Inducido”, así, la Alma Máter salió beneficiaria en la convocatoria 793 de Colciencias; actualmente se adelanta el proceso de redacción de la solicitud a la SIC y la radicación de la misma con la colaboración del aliado jurídico estratégico, designado por Colciencias “Clarke, Modet & CO. Colombia Ltda”.

 

Así mismo, con el invento “Reactor que produce hidrógeno a partir de la reducción de los iones hidronio presentes en el equilibrio químico del agua y por oxidación de las moléculas orgánicas presentes en los excrementos”, patente que fue presentada a manera personal por el profesor Lozada Castro en la convocatoria de Innpulsa PIPM-17 siendo beneficiado con la financiación para la protección intelectual ante la SIC, posteriormente se radicó la solicitud para protección intelectual mediante el convenio PCT ante la OMPI y participó en la convocatoria de protección intelectual 832 de Colciencias siendo beneficiario para adelantar los procesos de patentes en una fase nacional en USA y Francia, es claro que esta tecnología tiene una relevante importancia para ser comercializada a nivel nacional y a nivel internacional.

 

Esta tecnología llamada Células de Flujo Iónico Selectivo (CFIS) permite eliminar la materia orgánica de las aguas residuales y producir hidrógeno para sustituir energías convencionales como son los hidrocarburos para uso vehicular. Cabe resaltar que el hidrógeno es un combustible altamente energético que no produce impacto ambiental pues el único producto del proceso de combustión es el vapor de agua presente en la atmósfera, esto significa que se aprovecha la materia orgánica de las aguas residuales para producir combustible limpio, lo cual cumple con cuatro propósitos: 1. Tratar las aguas residuales, 2. Producir combustible limpio, 3. disminuir el costo del transporte y 4. Disminuir la contaminación atmosférica aplicando el hidrógeno como combustible.

 

Actualmente esta tecnología se está vendiendo por medio de sistemas pilotos de tratamiento de aguas residuales en países como Colombia, Francia, Chile, Argentina y Brasil, la cual ha tenido un alto interés; se ha planteado negociar estos productos a través de empresas tipo spin-off [1] aprovechando la ley 1838 que permite a los docentes universitarios participar en la conformación de estas empresas y se ha propuesto montar una Spin-off con la Universidad de Nariño para comercializar los sistemas a nivel nacional.

 

 

La innovación debe generar productos que sean competitivos y se puedan comercializar, generando de este modo el desarrollo de las comunidades

 

 Convocatoria 832. Banco definitivo de elegibles

https://udenarperiodico.com/wp-content/uploads/2019/04/banco_definitivo_convocatoria_832-2018-1-3.jpg

 

 

[1] Las spin-off son iniciativas empresariales promovidas por miembros de la comunidad universitaria, que se caracterizan por basar su actividad en la explotación de nuevos procesos, productos o servicios a partir del conocimiento adquirido y los resultados obtenidos en la propia Universidad.

La investigación aplicada es la base de estas empresas, cuya importancia radica en el desarrollo de nuevas tecnologías, la creación de empleo de calidad, la capacidad de generar un alto valor añadido en la actividad económica y la aportación al desarrollo regional.

 

 

Fuente:

Juan José Lozada Castro

Inventor, Docente Universidad de Nariño

 

 

 

Comentarios de Facebook