Desde la Alma Máter se recuerdan las glorias, que Franco Gomajoa Jojoa dedicó a través del ciclismo a esta región sur del país

 

 

La historia del ciclismo se hace con grandes y pequeñas hazañas protagonizadas por ciclistas que perduran hasta nuestros días y que no conviene olvidar nunca. Una de estas hazañas es la de Franco Gomajoa Jojoa cuya vida profesional se dio en las décadas de los 60 y 70, habiéndose constituido en una institución de este deporte haciendo historia dentro del ciclismo. Muchos seguidores, su familia, deportistas, equipos de empresas e incluso políticos del gobierno de la época centraron su ilusión en él.

 

En esos años disfrutaba de la fama de ciclista destacado, pero dada su situación económica debía dedicarse a otras actividades para el sustento de su familia. Franco Gomajoa, no firmaba los millonarios contratos que actualmente firman los grandes ciclistas en equipos patrocinados por multinacionales y por otros países.

 

Gomajoa Jojoa, nació en Pasto el 12 de Junio de 1951; su carrera empezó desde abajo, desde joven admiró a ciclistas nariñenses como Parménides Guerrero, ganador de etapas de la vuelta a Colombia, a Daniel Pascuaza y a Horacio “Caballito” Acosta (1962); su pobreza no le entenebreció su clara mente, fuente de su visión que rápidamente lo llevó a lo más alto del ciclismo nacional e internacional.

 

A sus 13 años alquilaba bicicletas de turismo al señor Ignacio Montenegro, propietario de Almacenes el Rhin, único proveedor en Pasto; entrenaba con sus hermanos Edgar y Segundo. Para ese entonces se realizaba la vuelta doble al departamento de Nariño, evento que lo motivó y se dedicó a entrenar con su hermano Segundo junto a los ciclistas que admiraba; sobresalen como ciclistas y empieza en Nariño la afición por los Hermanos Gomajoa.

 

Más adelante se afilia al Club Ciclo América, sin recibir patrocinio alguno, y gracias al altruismo del locutor de la Emisora Ecos de Pasto, Pepe Rodríguez Mora, se logra el patrocinio del Centro Comercial AMOREL de propiedad de la familia Moreno, principalmente de Franco, Antonio y Edgar Moreno. A sus 15 años de edad participa en la vuelta a Nariño, la cual duraba 8 días en la que logra ganar algunas etapas; el ganador fue Horacio Acosta

 

Franco Gomajoa admiraba a Martin Emilio “Cochise” Rodríguez, campeón mundial de ruta, ganador de vueltas a Colombia y otras competencias internacionales. Este ejemplo lo animó a seguir entrenando, habiendo participado con su hermano Edgar, en 1972 en el clásico RCN, donde fueron ganadores de premios de montaña de primera, siendo admirados por su capacidad y facilidad de ascenso, que les mereció ser llamados por los locutores deportivos y de ciclismo “Las Águilas del Sur”, compitieron junto a ciclistas de renombre como Pablo Hernández, Rubén Darío Gómez, Miguel Samacá, entre otros. En el clásico en comento, Franco quedó de 35 en la clasificación general y su hermano Edgar entre los 10 primeros.

 

Difícilmente se conseguía patrocinio, pero los hermanos Gomajoa seguían entrenando y conformando equipos; lograron finalmente conseguir patrocinio de la Gobernación de Nariño, Licorera de Nariño, Contraloría e incluso Telecom, que les permitió participar en la vuelta al Zulia en Venezuela en 1974 y en los clásicos RCN de 1974 a 1978.

 

Franco Gomajoa siendo compañero gregario de Carlos Campaña, Wilfrido Insuasty, Abelardo Ríos y Jorge Vásquez en 3 Vueltas de la Juventud, se convirtió en firme promesa del ciclismo nacional. En 1978 participa en la Vuelta a Colombia, patrocinado por la Licorera de Nariño, obteniendo el título de “Campeón de los Novatos”. Posteriormente en 1970, a la edad de 19 años vuelve a participar en la Vuelta a Colombia; junto con Wilfredo Insuasty, participa en la Vuelta al Ecuador, siendo ganador de varias etapas y campeón de los premios de montaña.

 

Continúa como ciclista, pero por falta de apoyo y pasados los años decide retirarse a la edad de 27 años. Resuelve trasladarse al departamento del Putumayo, donde es vinculado a COLDEPORTES como entrenador de ciclismo y logra sacar adelante al ciclista Miguel Ortega quien por su capacidad competitiva adquirió el sobrenombre de Flecha Veloz dado por el narrador deportivo Julio Arrastria Brica.

 

En 1982 regresa a Pasto sin lograr su reintegro a COLDEPORTES, -nada raro en nuestro Departamento y en nuestro país, pues son incontables los casos de deportistas destacados que sufren el desdén y la falta de oportunidades por parte del Estado- y se dedica a la albañilería.

 

En 1995 entabla amistad con Javier Ipiales (q.e.p.d.), también era ciclista, funcionario del Alma Mater, hecho que lleva a Gomajoa a dialogar con el Rector Pedro Vicente Obando, quien recuerda que siempre fue hincha de los Gomajoa; y el 20 de Marzo de 1999 entra a trabajar en la Universidad de Nariño en Servicios Generales en el cargo de jardinero.

 

Como ciclista colombiano destacado, nunca tuvo estímulos por parte del gobierno nacional, departamental y municipal y reconoce que la Universidad de Nariño le brindó estabilidad laboral; en el diario vivir de la Universidad se ve al señor Gomajoa, silencioso, posiblemente inmerso en sus recuerdos del ayer, cuidando con esmero los jardines.

 

Desde estas páginas abiertas de UDENAR Periódico, medio Institucional del Alma Mater, con gratitud y aprecio se recuerdan las glorias dadas al Departamento por un gran ser humano, por un gran ciclista que en su momento hizo vibrar el corazón de los nariñenses.

 

 

German Chaves Jurado

Jefe de laboratorios Universidad de Nariño

 

Sonia Patricia Erazo Coral

Coordinadora Udenar Periódico

 

Articulo publicado en Udenar Periódico, Edición No. 47 de mayo de 2015.

 

 

El Sistema de Bienestar Universitario invita a participar el 26 de octubre de 2018, en la 1ra. Cicloruta en Bici a Botana, como homenaje a Franco Gomajoa.

 

https://udenarperiodico.com/wp-content/uploads/2018/10/ciclovia-udenar-udenar-periodico.jpg

 

 

 

Comentarios de Facebook